website statistics
EN EL CENTRO
Mujer va al médico y descubre que ¿tiene cáncer de testículo?

¡Increíble, pero cierto! Esta historia ocurrió en Birbhum, India, cuando una mujer de 30 años decidió ir al hospital tras sufrir fuertes dolores abdominales. Sin embargo, el diagnóstico que le dieron fue doblemente sorprendente; realmente era hombre y tenía cáncer de testículo.

La protagonista de esta historia tiene voz y fisonomía de mujer, senos desarrollados y genitales femeninos. De hecho lleva 9 años casada, en los cuales ha intentado embarazarse, sin embargo, nunca tuvo éxito.

Ahora, los doctores le han dado la respuesta a sus embarazos fallidos, ya que sus genitales masculinos nunca se habían desarrollado por completo y estaban en el interior de su cuerpo, esto es lo que explica su apariencia femenina.

Como sus testículos permanecían sin desarrollar dentro del cuerpo, no había secreción de testosterona. Sus hormonas femeninas, por otro lado, le daban la apariencia de una mujer. El útero y los ovarios han estado ausentes desde el nacimiento. Nunca ha experimentado la menstruación.

Explica Anupam Dutta, oncólogo clínico

 

Síndrome de Morris

Los médicos le explicaron a la paciente tenía una “vagina ciega” y que su complemento cromosómico era XY y no XX. Ha esto también se le conoce como síndrome de Morris o síndrome de insensibilidad a los andrógenos, el cual afecta a una de cada 22.000 personas.

Por otro lado, los especialistas también examinaron a su familia, y resultó, para su sorpresa, que su hermana de 28 años tiene el mismo síndrome, así como sus dos tías maternas. Lo que indica que es una condición hereditaria.

Te puede interesar: Mujer se enamora y se embaraza de su hijastro ¡15 años menor que ella!

 

No te puedes perder...

Addison Rae, dejó la Universidad y ahora gana millones en TikTok

VIDEO: Mujer da a luz el mismo día y en el mismo hospital ¡Que la amante de su esposo!

Para los amantes de los superhéroes, llega la ‘Baticueva del amor’

Las 12 canciones con las que te darán ganas de cantar, llorar y ‘pistear’