BLOG: La Z
¿Por qué no cumplimos los propósitos de año nuevo?

Todos los años decimos lo mismo: “Este año va a ser diferente”

En la actualidad mucha gente se ha prometido no hacer propósitos en el año nuevo porque sienten que es pérdida de tiempo, piensan que no es posible llevarlos a cabo y que sólo los harán sentirse más frustrados al final del año.

Pero ¿por qué no hacer de este año tu mejor año?

No vas a alcanzar este sentimiento de logro escribiendo tus propósitos y no llevándolos a cabo.

Diversos estudios concluyen que el 20% de los propósitos de año nuevo se pierden dentro de la primera semana de enero, y por lo menos el 80% se abandonan a lo largo del año.

Pero la gran pregunta es: ¿Por qué?

Aquí exploraremos las razones más importantes por las cuales no se cumplen los propósitos de año nuevo

1 El pensamiento de “todo o nada”. 
Los propósitos nos preparan para el fracaso atrayéndonos hacia el pensamiento de todo o nada. La mayoría piensa en términos de “mantener” sus propósitos o “romperlos”. No hay un término medio, sólo los extremos.

El pensamiento de todo o nada nos lleva a la siguiente causa de romper nuestros propósitos.

2 El efecto de avalancha.
Todos hemos experimentado el efecto de avalancha, las personas que hacen dietas frecuentemente sufren de este efecto de avalancha, porque siempre piensan que están “en” una dieta o “fuera” de ella. Cualquier pequeño obstáculo los lleva a pensar que han “roto” la dieta y se sienten mal.

3 No tomar en cuenta el progreso y estancarse en los retrocesos.
”La Ley del efecto” es la ley más importante en psicología. Es simple, dice que las acciones seguidas por recompensas son reforzadas y es mucho más probable que se vuelvan a repetir.

4 No tener un plan (mala preparación de metas y su olvido)
Estas razones van todas juntas, y todas tienen la misma raíz.

5 El síndrome de “sería bueno lograrlo”
Enfrentémoslo, para la mayoría de las personas, sus propósitos son “agradables de tener” no “necesarios de tener”.6

6 No tener visión
El poder motivador de cualquier meta viene de verdaderamente comprender por qué lo quieres. Pero la mayoría de los hacedores de propósitos no piensan en sus motivaciones más profundas.

7 No actuar suficientemente.
A todas las “pequeñas” razones para no mantener nuestros propósitos, se añade una más grande: la de no actuar suficientemente.

8 Haces demasiados propósitos.
Es más fácil enfocarse en una o dos metas, que en 10 o 20. No hagas una lista inmensa de propósitos, elige dos o tres que sean importantes para ti.

9 Escribes tus metas de manera muy general
Las metas tienen que ser específicas. Si quieres perder peso, tienes que pensar cuántos kilos realmente puedes perder cada mes.

10 No estuviste motivado.
Coloca recordatorios visuales como una fotografía o imagen del destino final de tu meta. Pídele a un familiar o amigo que te estén monitoreando y que te recuerden tu meta a lo largo del camino.

11 Intentas tener éxito en un día o dos.
La mayoría de las metas requieren de tiempo para lograrlas y mantenerlas.

12 Sigues esperando por el momento perfecto para empezar.
No hay mejor momento para empezar que el presente. Si te esperas para trabajar en tus propósitos hasta que encuentres el momento perfecto, nunca empezarás.

No te puedes perder...

¿Tu mirada te delata?

Significado del color de tu sangrado menstrual

5 libros que todas deberíamos leer

¿Sabes que significa los hoyuelos en la espalda?

Comentarios